El raro placer por dar inoportunas malas noticias, por Antonio Ezequiel Di Génova.

Esta pandemia que se desató en el mundo entero nos trae muertes, angustia y zozobra. Como si ello fuera poco, algunos medios informativos se afanan por adelantar las malas noticias de lo que se avecina: el desastre económico financiero, la destrucción de empleos, la baja de los precios internacionales del petróleo, la soja, el cobre, los quebrantos empresariales, etc.

Nadie niega la importancia de esos y otros temas que demandarán gran esfuerzo en la etapa de reconstrucción; pero eso será después de ganar esta “batalla contra este enemigo invisible” que se está dando ahora mismo. Las energía las debemos poner en esta etapa de supervivencia, de cuidado intensivo de nosotros mismos y del Otro; de distanciamiento social y del mayor aislamiento posible.

No hay mejor ejemplo que esta espantosa realidad para comprender la diferencia entre lo urgente (que es importante) y lo importante (que no es urgente).

Las malas noticias sobre lo que va a pasar pueden generan trastornos de ansiedad. Creo que muchos de nosotros tenemos cerca algún ejemplo de personas en ese peligroso estado.

Los relacionista sabemos muy bien lo que significa lidiar con “situaciones no deseadas”; y la recomendación seria y profesional es no negarlas o esconderlas como si no existieran, simplemente las abordamos estratégicamente, en su justa medida, aportando todos los matices necesarios para su correcta comprensión; con el norte puesto en la construcción colectiva, en el porvenir y en las soluciones posibles.

El tratamiento de las noticias es un tema de interés público y no puede quedar en manos de improvisados u oportunistas. La Comunicación Estratégica es una herramienta de Alta Dirección que también debiera alcanzar a los responsables máximos de los medios de comunicación.

Antonio Di Génova

Licenciado en Relaciones Públicas..

Presidente de REDIRP (Red Iberoamericana de Profesionales

Read Previous

Cancelaciones y caída de ventas acorralan al sector turístico argentino, que pide ayuda al Estado.

Read Next

La Organización Mundial del Turismo convoca un comité mundial de crisis para el sector